La mayoría de las solicitudes de créditos ICO son denegadas

La mayoría de las solicitudes de créditos ICO son denegadas

El Estado, a través de los llamados créditos ICO, ha creado una línea de préstamos avalados que cubren la posible morosidad del beneficiado hasta un 80%. Autónomos y PYMES veían esperanzados esta liquidez como una forma rápida y segura de capear el temporal desatado por la crisis del coronavirus.

Pero lo que parecía una tabla de salvación se ha convertido en una parálisis que está dejando a miles de pequeñas y medianas empresas sin solución. La lentitud a la hora de tramitar las solicitudes, los trámites burocráticos y los exigentes requisitos han provocado que muchos autónomos y empresas desistan de su solicitud.

Un 75% de solicitudes denegadas o sin respuesta

Los resultados saltan a la vista, y es que solo 300.000 solicitudes de créditos ICO han sido resueltas de forma favorable de un total de 1,2 millones que, según informa ATA, se han solicitado en todo el país. De ellas, unas 300.000 solicitudes han sido denegadas y otras 600.000 solicitudes siguen pendientes de aprobación.

Esta lentitud está provocando el cierre de muchos negocios y empresas que no han podido soportar tanto retraso en la concesión del crédito. Además, hay que sumarle el retraso a la hora de cobrar los préstamos una vez son concedidos y diversos errores en los programas informáticos que han creado un caos en la tramitación.

El ICO afirma que, según los datos más recientes, ya son 318.000 los créditos aprobados que suman en conjunto un volumen de 31.400 millones de euros. Pero lo cierto es que desconocemos cuánto de esa cantidad ha sido ya transferida a los beneficiados, cuyas quejas cada vez toman mayor relevancia en las redes sociales.

PYMES y autónomos captan el 98% de los créditos

El 98% del total de las operaciones se han concedido a PYMES y autónomos y solo el 2% restante pertenecen a grandes empresas. Ante la elevada demanda, el gobierno ha anunciado un nuevo tramo de 20.000 millones de euros para satisfacer la elevada demanda. Este nuevo aporte estará íntegramente destinado a solicitudes de préstamos de pequeñas y medianas empresas y autónomos.

En cualquier caso, la mayoría de las solicitudes siguen siendo denegadas y ello está condenando al cierre a miles de empresas y autónomos que no pueden continuar su actividad sin la liquidez que necesitan.

Share this post